Casual life….de nuevo.

Se lo juré…… este post tenia que hacerlo.

Y es que me achaca que mis últimos posts sea tristes, traumáticos y críticos, entonces  me dió la idea de crear uno sobre nuestro encuentro… y por no hacerle oidos sordos lo he hecho… jejeje.

No se si algunos recordais un post de hace un año con el mismo título Casual life. Ya en ese post hablaba de casualidades diarias, de como transcurre nuestra vida llena de momentos que nos hacen girar por caminos distintos y que unos pueden llamar destino y otros casualidades.
Yo no creo en el destino por eso prefiero referirme a ello como actos casuales.
Uno de ellos fué conocer a Silvia.

Fué un par de dias antes de mi cumpleaños. Yo había quedado con un amigo mio muy cercano, soliamos quedar a menudo para liberar nuestras penas internas y romper con los problemas que nos rodeaban, para eso decidimos cenar por el centro de Barcelona y tomar alguna copa.

Fué justo al terminar de cenar, cuando nos dirigiamos hacia un irlandés que hay cerca de donde estábamos cuando lo llama por teléfono su pareja en aquella época, resulta que estaban celebrando el cumpleaños de una amiga suya que yo conocía y nos invitaban a acabar la fiesta en El Cangrejo…….decidimos acercarnos.

S. y yo llegamos al local donde estaba la celebración, fuimos presentándonos, saludando a los que conocíamos y felicitando a la homenajeada. En estas que una de las chicas que me presentaron fué Silvia, expareja de S. (mi amigo), pero en ese momento solo hubo los dos besos mejilleros de rigor y un “hola encantado”.

Tomamos unas copas y decidieron todos cambiar de local. S., su pareja y yo salimos con la intención de irnos cada uno a sus respectivas casas, yo más que nada porque tenía al día siguiente muchas cosas que hacer, entre otras preparar la fiesta en my home por mi cumpleaños. Así que nos despedimos en la puerta.
En esto que empezaron a reclamarnos a los tres para que nos apuntáramos a la continuación de la fiesta en el Luz de Gas. Yo no tenía intención de ir, quería madrugar un poco… pero S. y su pareja, que se negaron a continuar, insistieron en que me apuntara con los demás…. “venga, que te lo pasarás bien”.
“No lo dudo” pensaba yo, pero tenía que pensar en mañana. Pero como dicen que la cabra siempre tira hacia el monte, pues allí que me apunté.
Y los casuales empiezan aquí.
Ibamos dos coche, en el primero iban tres chicas, M., L. y Silvia, en el segundo yo solo siguiéndolas. En eso que cerca del Luz de Gas para el coche de ellas, se baja Silvia y accede a mi coche.

Yo – Hola…. que hay?

Si – Buenas. Pues que M. se va a su casa, que está cansada y tiene que madrugar, L. la acompañará y me ha preguntado si me quedaba contigo mientras esperamos a que ella llegue y yo me he venido hacia aqui. No te molesta?

Yo – No, claro que no, por favor. Tardará mucho? Esparamos fuera?

Si – Me ha dicho que enseguida vuelve pero que vayamos entrando y la esperemos en la barra del fondo.

Yo – Ok, pues busquemos sitio donde aparcar.

Empezamos a conversar, a comentar cosas nuestras, a conocernos.
Aparcamos rápido, ya que conocía un sitio cercano que era fácil conseguir plaza. Y nos plantamos en la puerta.
Durante la espera seguimos manteniendo conversación alegre, éramos dos charlantes esperando el momento de entrar en el local, pero al ver que después de 40 minutos de espera aún había cola para acceder y que L. no había llegado decidimos cambiar de destino.
Fuimos al Velvet.

Hasta que nos echaron, por cierre claro.
La acompañé a su casa y nos intercambiamos los móviles.
Seguimos en contacto por mensajes y alguna llamada hasta que al cabo de casi un mes volvimos a quedar, tomar un café y una cena entre semana.
A partir de ahí empezó algo que cuajó poco a poco, como el buen cocido… a fuego lento.

Casualidad que estuviera en una fiesta de cumpleaños donde solo conocía a una persona?
Casualidad que estuviera con S. de cena sin plantearlo previamente y que nos invitaran a ese cumpleaños?
Casualidad que M. se fuera a su casa antes de tiempo y que Silvia se quedara conmigo solamente a esperar a L.?

No se, pero ojalá siempre tuviera estas casualidades en la vida.

No hay una canción concreta que generalice aquella noche, pero puede que esta sirva para hacerlo esta, ya que recuerdo que sonó, y lo recuerdo porque cuando suena me da por mirar atrás.

Simple Minds – Don’t you forget about me.

5 respuestas a Casual life….de nuevo.

  1. CMQ dice:

    Destino, destino. Yo sí creo en él. Y esto es un caso claro… Bonita historia la vuestra, espero que dure muuuuuuuucho. Un beso.

  2. Ana dice:

    Me ha hecho gracia que te echaran de Velvet. A mí también me echaron una vez, jijiji.

    No me has contestado a lo del mail.

    Anda que…

    Beso!

  3. Darth Vader dice:

    Ni a mí me has contestado el sms, cawen…
    ¿Casualidad q no lo hayas leido?
    ¿Casualidad q lo hayas leido y se te haya olvidado contestarme?
    ¿Casualidad q lo hayas leido, no se te haya olvidado contestarme y no hayas querido hacerlo?
    No sé…
    Espero q lo acontecido con Mara no tenga nada q ver.

  4. Es que lo de esperar cola para entrar en un garito es una aberración, más aún cuando deberían extender la alfombra roja para vosotros dos.

  5. Escarlata dice:

    A mí también me gusta pensar en esas “casualidades”, que con el tiempo una empieza a pensar que no eran más que el destino disimulando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: